www.vatican.va

Back Top Print Pdf


Apertura de la Asamblea Plenaria de la Reunión pre-sinodal en preparación de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos (19-24 de marzo 2018), 19.03.2018

Esta mañana en el  Pontificio Colegio internacional Maria Mater Ecclesia, en presencia  del Santo Padre Francisco se ha abierto la  Asamblea Plenaria de la Reunión pre-sinodal en preparación de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos cuyos trabajos terminarán el  sábado, 24 de marzo.

Después del saludo de S.E. el cardenal Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo de los Obispos, el Papa ha pronunciado  su discurso al que han seguido las intervenciones de varios jóvenes.
Sucesivamente, a las 11.20, el Papa ha dialogado con los jóvenes.

Publicamos a continuación las palabras del Santo Padre antes de la oración, su discurso pronunciado en el curso de la asamblea, el texto de las preguntas y respuestas de los jóvenes y el saludo del cardenal Lorenzo Baldisseri:

 

Palabras del Papa antes de la oración

Ahora, cada uno en su fe, en su duda, en lo que tiene en el alma, piense en Dios, piense en la necesidad de Dios, piense en la duda que tiene (si Dios existe...), piense en su conciencia y pida la bendición y la bondad sobre todos nosotros. Amén.

 

Discurso del Santo Padre

¡Queridos jóvenes, buenos días!

¡Saludo a todos los 15.340! Esperemos que mañana sean más en nuestra conversación para dejar salir lo que cada uno de vosotros y de nosotros tiene en el corazón. Hablar con coraje. Sin vergüenza. Aquí la vergüenza se deja detrás de la puerta. Se habla con coraje: lo que siento lo digo y si alguien se siente ofendido, pido perdón y sigo adelante. Vosotros sabéis hablar así. Pero es necesario escuchar con humildad. Si habla el que no me gusta, tengo que escucharlo más, porque cada uno tiene el derecho de ser escuchado, así como cada uno tiene el derecho de hablar.

Gracias por haber aceptado la invitación a venir aquí. Algunos de vosotros han tenido que hacer un largo viaje. Otros, en lugar de ir a dormir – porque donde ellos  ya es la hora de ir a dormir – están conectados con vosotros. Pasarán la noche escuchando. Venís de muchas partes del mundo y traéis  con vosotros una gran variedad de pueblos, culturas y religiones también: no todos sois católicos y cristianos, ni siquiera todos creyentes, pero seguramente todos estáis animados por el deseo de dar lo mejor de vosotros. Y yo no tengo dudas sobre esto. También saludo a los que se conectarán, y a los que ya lo han hecho: ¡gracias por vuestra contribución!

Quiero agradecer en particular a la Secretería del Sínodo, al Cardenal Secretario, al Arzobispo Secretario y todos, todos los que trabajan en la Secretería del Sínodo. Han trabajado duro por esto y han tenido una capacidad de inventar cosas y una creatividad muy grandes. Muchas gracias, Cardenal Baldisseri, y a todos vuestros colaboradores.

Estáis invitados porque vuestra contribución es indispensable. Os necesitamos para preparar el Sínodo que en octubre reunirá a los obispos sobre el tema Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional. En muchos momentos de la historia de la Iglesia, así como en muchos episodios bíblicos, Dios quiso hablar por medio de los más jovenes: pienso, por ejemplo, en Samuel, David y en Daniel. Me gusta mucho la historia de Samuel, cuando oye a la voz de Dios. La Biblia dice: “En aquellos días no había la costumbre de escuchar la voz de Dios. Era una población desorientada”. Fue un joven que abrió esa puerta. En los momentos difíciles, el Señor deja seguir adelante la historia con los jóvenes. Dicen la verdad, no tiene vergüenza. No digo que son “desvergonzados” sino que no tienen vergüenza y dicen la verdad. Y David cuando era joven comienza con ese coraje. También con sus pecados. Es interesante, todos estos no nacieron santos, no nacieron justos, modelos para otros. Son todos hombre y mujeres pecadores y pecadoras, pero que sintieron el deseo de hacer algo bueno, Dios los empujó y siguieron adelante. Y esto es precioso. Nosotros podemos pensar: “Estas cosas son para las personas justas, para los curas y para las monjas”. No, son para todos. Y para vosotros jóvenes más, porque tenéis mucha fuerza para decir las cosas, para escuchar las cosas, para reir, y para llorar. Nosotros, los adultos, muchas veces hemos perdido la capacidad de llorar, nos hemos acostumbrado: “ El mundo es así...que se conformen”. Y seguimos adelante. Por esta razón os exhorto, por favor: sed valientes estos días, decid todo lo que os sale; y si te equivocas, otro te corregirá. ¡Adelante, con coraje!

1. A menudo se habla de jóvenes sin interpelarlos. Cuando alguien quiere hacer una campaña o algo, ¡alabanza a los jóvenes!, ¿no es así?, pero no permite que los jóvenes lo interpelen. Alabar es una manera de complacer a la gente. Pero la gente non es estúpida o tonta, no lo es. La gente entiende. Solo los tontos no entienden. En español hay un refrán genial “Alaba al tonto y lo verás trabajar”. Dale una palmadita en el hombro y  estará contento, porque es tonto, no se da cuenta. ¡Pero vosotros no sois tontos! También los mejores análisis sobre el mundo juvenil, aunque sean útiles – son utiles- no sostituyen la necesidad de un encuentro cara a cara. Hablan de la juventud de hoy. Por curiosidad buscad en cuantos artículos, en cuantas conferencias se habla de la juventud de hoy. Querría deciros una cosa: ¡la juventud no existe! Existen los jóvenes, las historias, los rostros, las miradas, las ilusiones. Existen los jóvenes. Hablar de la juventud es fácil. Se hacen unas abstracciones, unas percentuales...No. Tu cara, tu corazón, ¿qué dicen? Hablar, escuchar a los jóvenes. Algunas veces, evidentemente, vosotros no sois, los jovenes no son el premio Nobel de la prudencia. No. Algunas veces hablan “a las bravas”. La vida es así, pero hay que escucharlos.

Alguien piensa que sería más facil manteneros “a distancia de seguridad”, para que vosotros no lo podáis provocar. Pero intercambiarse algunos mensajitos o compartir fotos simpáticas no es suficiente. ¡A los jóvenes hay que tomarlos en serio! Me parece que estamos rodeados por una cultura que, si por una parte idolatra la juventud tratando de no dejar que pase, por la otra excluye a los jóvenes como protagonistas. Es la filosofía del maquillaje. Las personas crecen e intentan maquillarse para parecer más jóvenes, pero el maquillaje no los deja crecer. Esto es muy común. ¿Por qué? Porque no se interpelan. Es importante. Muchas veces sois marginados por la vida pública y os encontráis a mendigar ocupaciones que no os garantizan un futuro. No sé si esto pasa en todos vuestros países, pero en muchos... Si no me equivoco, la tasa de desempleo juvenil aqui en Italia desde los 25 años en adelante es alrededor del 35%. En otro país de Europa, fronterizo de Italia, 47%. En otro país europeo cerca de Italia, màs de un 50%. ¿Qué hace un joven que no encuentra trabajo? Se enferma – la depresión-, cae en adicciones, se suicida- dan que pensar: las estadísticas de suicidio juvenil: todas están amañadas, todas. Se rebela,  – pero es una manera de suicidarse- o toma el avión y se va a una ciudad que no quiero nombrar y se enrola en el Isis o en uno de estos movimientos guerrilleros. Por lo menos tiene un sentido por que vivir y tendrà un salario mensual. ¡Y este es un pecado social! La sociedad es responsable de esto. Pero yo querrìa que fuerais vosotros los que dijerais las causas, las razones, y no digáis “Tampoco yo sé el por qué”. ¿Cómo vivís vosotros este drama? Nos ayudaría mucho. Demasiadas veces os dejan solos. Pero la verdad es también el hecho de que vosotros sois constructores de cultura, con vuestro estilo y vuestra originalidad. Es un alejamiento relativo, porque vosotros sois capaces de construir una cultura que a lo mejor no se ve, pero sigue adelante. Este es un espacio que nosotros queremos para sentir vuestra cultura, la que vosotros estais costruyendo.

En la Iglesia – estoy convencido- no tiene que ser así: cerrar la puerta, no escuchar. El Evangelio nos lo pide: su mensaje de cercanía invita a encontrarnos y confrontarnos, a acogernos y amarnos en serio, a caminar juntos y a compartir sin miedo. Y esta reunión pre-sinodal quiere ser señal de algo grande: la voluntad de la Iglesia de ponerse en escucha de todos los jovenes, sin excepciones. Y esto no para hacer politica. No para una artificial “joven-filia”, no, sino porque tenemos la necesidad de entender mejor lo que Dios y la historia nos estan pidiendo. Si faltáis vosotros, nos falta una parte del acceso a Dios.

2. El proximo Sinodo se propone, en particular, desarrollar las condiciones para que los jóvenes sean acompañados con pasion y competencia en el discernimiento vocacional, o sea en “reconocer y acoger la llamada al amor y a la vida en plenitud” (Documento preparatorio, Introduzione). Todos nosotros tenemos esta llamada. Vosotros, en la fase inicial, sois jóvenes. Esta es la certeza de fondo: Dios ama cada uno y a cada uno dirige personalmente una llamada. Es un don que, cuando se descubre, llena de alegrìa (cfr Mt 13, 44-46). Estad seguros: Dios confia en vosotros, os ama y os llama. Y por su parte no incumplirá, porque es fiel y cree realmente en vosotros. Dios es fiel. A los creyentes digo “Dios es fiel”. Os dirige la pregunta que un día hizo a los primeros discipulos “¿Qué buscais?” (Jn 1,38). Tambien yo, en este momento, os dirijo la pregunta, a cada uno de vosotros: “ ¿Qué buscas? Tú, ¿qué buscas en tu vida?”. Dilo, nos vendrá bien escucharlo. Dilo. Esto es lo que necesitamos: escuchar vuestro camino en la vida. ¿qué buscas? Os invita a compartir la busqueda de la vida con Él, a caminar juntos. Y nosotros, deseamos hacer lo mismo, porque no podemos compartir con entusiasmo la busqueda de la verdadera alegría de cada uno; y no podemos guardarnos a Quien nos cambió la vida: Jesús. Los de vuestra edad y vuestros amigos, tambièn sin saberlo, esperan también una llamada de salvación.

3.El próximo Sínodo también será una llamada dirigida a la Iglesia, para que redescubra un renovado dinamismo juvenil. He podido leer algunos correos del cuestionarios subido a la red por la Secretaría del Sínodo y me llamó la atención la llamada lanzada por algunos jovenes que piden a los adultos que estén cerca de ellos y los ayuden en las decisiones importantes. Una chica observó que a los jóvenes les faltan puntos de referencia y que nadie los anima a utilizar los medios que tienen. Además, junto a los aspectos positivos del mundo juvenil, subrayan los peligros, entre ellos el alcohol, la droga, una sexualidad vivida de manera consumista. Son dependencias, ¿no? No sé si el mundo juvenil vaya siempre desmoronándose más, no lo sé  Pero siento que el grito de esta chica es sincero y requiere atencion. Vosotros tenéis que contestar a esta chica, hablar con ella. Es una de vosotros y tenemos que ver donde nos lleva esta “bofetada” que nos da- .También en la Iglesia tenemos que aprender nuevas formas de presencia y de cercanía. Es muy importante. Se me occure cuando Moisés quiere decir al Pueblo de Dios cual es el núcleo del amor de Dios. Y dice “Pensad: ¿Cuál es el pueblo que tuvo un Dios tan cercano?” El amor es cercanía. Y ellos, los jovenes de hoy piden a la Iglesia cercanía. Vosotros, los cristianos, vosotros que creéis en la cercanía de Cristo, vosotros, los católicos, quedaos cerca, no lejos. Y vosotros sabéis  que hay muchas, muchas maneras de alejarse. Educad a todos, con guantes blancos, pero tomando distancia para no mancharse las manos. Los jovenes, hoy, nos piden cercanía: a los católicos, a los cristianos, a los creyentes y a los no creyentes. A todos. Y al respecto un joven contò con entusiasmo su participacion a algunos encuentros con estas palabras. Dice “ Lo  más importante fue la presencia de religiosos entre nosotros, los jóvenes, como amigos que nos escuchan, nos conocen, nos aconsejan”. Hombres y mujeres consagrados que están cerca. Escuchan, conocen y aconsejan a los que piden consejos. Yo conozco algunos de vosotros que hacen esto.

Me viene en mente el maravilloso Mensaje a los jóvenes del Concilio Vaticano II. Aún hoy es un estímulo a luchar contra todo egoísmo y a construir con coraje un mundo mejor. Es una invitación a buscar nuevos caminos y a recorrerlos con audacia y confianza, a mantener los ojos fijos sobre Jesús y abriéndose al Espíritu Santo, para rejuvenecer el rostro mismo de la Iglesia. Porque es en Jesús y en Espíritu Santo que la Iglesia siempre encuentra la fuerza de renovarse, cumpliendo una revision de vida sobre su manera de ser, pidiendo perdón por sus fragilidades y su ser inadecuada, sin ahorrar energías para ponerse al servicio de todos, con la única intención de ser fiel a la misión que el Señor le encomendó: vivir y anunciar el Evangelio.

4. Queridos jovenes, el corazón de la Iglesia es joven precisamente porque el Evangelio es como una linfa vital que la regenera continuamente. Somos nosotros los que tienen que ser dóciles y cooperar con esta fecundidad. Y todos vosotros podéis colaborar a esta fecundidad: aunque seáis cristianos católicos, o de otras religiones o no creyentes. Os pedimos que colaboréis a nuestra fecundidad, a dar vida. Lo hacemos también en este camino sinodal, pensando en las realidades de los jóvenes de todo el mundo. Tenemos que recuperar el entusiasmo de la fe y del placer de la búsqueda. Tenemos que encontrar en el Señor la fuerza de levantarse de los fracasos, de seguir adelante, de reforzar la confianza en el futuro. Y tenmos que atrevernos a nuevos caminos. No tengáis miedo: atrevernos a caminos nuevos, aunque pueda tener riesgos. Un hombre, una mujer que no arriesga, no madura. Una institución que toma decisiones para no arriesgar, se queda pequeña, no crece. Arriesgad, acompañados por la prudencia, por el consejo, pero seguid adelante. ¿Sabéis lo que le pasa a un joven que no arriesga? ¡Envejece! ¡Se jubila con 20 años! Un joven envejece y tambien la Iglesia envejece. Lo digo con dolor. Cuántas veces encuentro comunidades cristianas, aunque jóvenes, pero viejas. Han envejecido porque tenían miedo. Miedo ¿de qué? De salir, de salir hacia las periferias existenciales de la vida, de ir allá donde se juega el futuro. Una cosa es la prudencia, que es una virtud, otra cosa es el miedo. Os necesitamos, jóvenes, piedras vivas de un Iglesia con rostro joven, pero no maquillado, como he dicho: no rejuvenecido artificialmente, sino reavivado desde el interior. Y vosotros nos provocáis a salir de la lógica de “pero siempre se ha hecho así”. Por favor, esa lógica es un veneno. Es un veneno dulce, porque te tranquiliza el alma y te deja como anestesiado, sin dejarte caminar. Salir de la lógica del “siempre se ha hecho asì”, para quedarse de una forma creativa en el surco de la auténtica tradición cristiana, pero creativa. Yo, a los cristianos, les recomiendo leer el Libro de los Hechos de los Apóstoles: la creatividad de esos hombre. Esos hombres sabían seguir adelante con una creatividad que si lo traaducimos a lo que significa hoy, ¡nos asusta! Vosotros creáis una cultura nueva, pero cuidado: esta cultura no puede ser “desenraizada”. Un paso adelante pero ¡mira las raíces! No vuelvas a las raíces, poque acabarás enterrado: da un paso adelante, pero siempre con las raíces. Y las raíces- esto, perdón, lo llevo en el corazón- son lo viejos, los buenos viejos. Las raíces son los abuelos. Las raíces son los que han vivido la vida y a quienes esta cultura del descarte, descarta, no le hace falta, los echa. Los viejos tienen este carisma de llevar las raíces. Hablad con los viejos. “Pero ¿qué diré?”. ¡Inténtalo” Me acuerdo que en Buenos Aires, una vez, hablando con los jóvenes, dije “ ¿Por que no os vais en una casa de retiro a tocar la guitarra para los ancianos que están alli?” – “Pero, Padre...”- “Id, una horita solamente”. [Se quedaron] ¡durante más de dos horas! No querían salir, porque los viejos estaban así  [adormilados], escucharon la guitarra y se despertaron y empezaron [a hablar] y los jovenes oyeron cosas che les afectaban. Tomaron  esta sabiduría y siguieron adelante. Esto el profeta Joel lo dice muy bien, muy bien. En el tercer capitulo. Para mì, esta es la profecía de hoy: “Vuestros ancianos soñarán y vuestros jovenes profetizarán” (Joel 3,1). Leedlo, os  vendrá bien. Nosotros necesitamos jóvenes profetas, pero tened cuidado: nunca seréis profetas si no tomáis los sueños de los viejos. Es más: si no vais a hacer soñar a un viejo que está allí aburrido porque nadie lo escucha. Haced soñar a los viejos y estos sueños os ayudaran a seguir adelante. Dejáos interpelar por ellos.

Para sintonizarnos sobre la longitud de onda de las jóvenes generaciones es de mucha ayuda un dialogo intenso. Os invito, pues, en esta semana, a expresaros con sinceridad y en completa libertad, lo dije y lo repito. Con “cara dura”. Sois los protagonistas y es importante que habléis abiertamente. “Pero me da vergüenza, me escuchará el cardenal...” Que oiga, esta acostumbrado. Os aseguro que vuestra contribución será tomada en serio. Ya desde este momento os digo gracias; y os pido, por favor, que no os olvidéis de rezar por mi. Y los que no pueden rezar, porque no saben rezar, por lo menos que piensen en mí. Gracias.

Preguntas de los jóvenes y respuestas del Santo Padre

Pregunta n.1

Blessing OKOEDION, joven nigeriana víctima de la trata

Mi nombre es Blessing Okoedion y soy nigeriana. Hace cuatro años llegué a Italia involucrada con engaño en la trata de seres humanos. Una experiencia dramática, de aniquilación total de mi dignidad. Pero con la fe en un "Dios que no duerme", encontré el coraje de denunciar y salir de ese infierno. En una comunidad de monjas, redescubrí mi resurrección. Pero es precisamente por esta libertad conquistada que siento fuerte y hago mía la llamada de auxilio y liberación de tantas mujeres jóvenes, mis hermanas, todavía humilladas y esclavizadas hoy en nuestras calles y me pregunto: ¿Cómo ayudar a los jóvenes a tomar conciencia de este "crimen contra la humanidad ",como lo definiste tú Papa Francisco. ¿Cómo podemos ayudarlos a ser humanos y luchar y superar una mentalidad enfermiza que reduce a las mujeres a esclavas, a ser propiedad del hombre, a mercadería o para obtener ganancias o para su propio placer egoísta? Querido Papa Francisco, lo que más me inquieta es precisamente la demanda: los muchos clientes y tantos de ellos, como se ha dicho, son católicos. Me pregunto y te pregunto, pero la Iglesia, aún demasiado machista, ¿Puede interrogarse  verdaderamente sobre  la gran demanda de los clientes? ¿Puede ser creíble  a la hora de proponer a los jóvenes caminos de relación entre hombres y mujeres libres y liberadores?

[Sra. Blessing OKOEDION, joven víctima de la trata. Narró su historia en el libro "El valor de la libertad", Ed. Paoline (Nigeria)]

Papa Francisco:
La pregunta es sin anestesia, pero es la realidad, es realidad. El año pasado fui  a visitar una de las casas de las chicas que fueron liberadas de esta esclavitud: no se puede creer. Una fue secuestrada en Moldavia y transportada en automóvil, detrás, donde se guarda el equipaje, atada, toda  una noche hasta llegar a Roma, amenazada, si se escapaba, con que matarían a sus padres. Después, las que se resisten - lo escuchamos en la primera intervención en África - hay días de ablandamiento - en español decimos el ablande: te golpean, te torturan y al final vencen. Entonces - esto me dijeron las chicas -, empieza el trabajo, y en ese momento, para defenderse, hacen lo que llamo - no sé si es científico, pero yo lo llamo así - un esquizofrenia defensiva: aislar el corazón, aislar la mente y decir: "Este es mi trabajo", pero no se involucran, para salvar lo que pueden de su dignidad interna, pero la dignidad social y externa está por los suelos. Y así se defienden. Pero sin ninguna esperanza Algunas han logrado escapar, pero la mafia de estas personas, las bandas entre ellos, las persiguen; las encuentran y a veces se vengan. A las que son, por ejemplo, de África y de un país europeo - al menos eso es lo que sé – las engañan con un trabajo, no sólo las secuestran, también las engañan : con  [la promesa] de un trabajo de azafata o auxiliar de aviones, y aquí las meten enseguida en esa otra vida. Pero cuando se liberan, no tienen el valor para volver a casa, porque existe la dignidad de la familia, y no tienen valor para  decir la verdad, no pueden. Pero no porque sean cobardes, porque aman tanto a la familia que esto impide que sus padres, sus hermanos y hermanas sean ensuciados con esta historia. Y no pueden regresar. Y siguen dando vueltas como pueden, encontrando otro trabajo ... Una de las chicas dijo que cuando dos veces no llevó el dinero que  tenía que llevar ese día, le cortaron la oreja;  a otras les  rompen los dedos, y estas cosas, la tortura, si no lo hacen. Esta es una esclavitud de hoy. Y creo que aquí en Italia, hablando de clientes, creo que  - hago un cálculo sin fundamento, pero creo que es probable – el 90% son bautizados, es decir, como ella dijo, católicos. Pienso al asco que deben sentir estas chicas cuando esos hombres les obligan a hacer estas cosas ... Recuerdo una vez, hubo un accidente en Buenos Aires, en una discoteca, 200 personas murieron. Fui a ver a los heridos en el hospital y en una unidad de cuidados intensivos había dos ancianos: se habían desmayado, sufrieron un derrame cerebral. Me dijeron: "A estos dos fueron les trajeron del burdel". Ancianos, jóvenes ... estas chicas lo soportan todo ... Hablé con ellas, -una buena reunión-, en una de las casas de Don Benzi, un sacerdote que ha hecho una gran labor para rescatar a estas chicas; ellos tienen un método. Vigilan a las chicas; uno de ellos se acerca y comienza a hablar, aparentemente para ponerse de acuerdo sobre el precio, pero en lugar de decir: "¿Cuánto cuesta?", le preguntan: "¿Cuánto sufres?". La chica escucha, él le habla brevemente, le da una nota: "Te llevaremos lejos, nadie te encontrará", con un número de teléfono. Y el 80% de las chicas llaman. "Está bien, no te preocupes: ¿qué día es el más seguro para ti?" - "Tal" - "En ese sitio a tal hora ", pasa con el coche ... y la sacan de Roma. Tienen casas, y la terapia comienza allí. Es una hermosa terapia que hacen .Y luego la inserción. Es una de las obras que se hacen aquí en Roma, que yo conozco, que me involucró; pero hay muchas. Luego hablo sobre el fenómeno, pero quería comenzar con este [aspecto] positivo. Es interesante: en esa reunión estuvieron el capellán y dos voluntarios. Cuando una chica contó su historia,  el voluntario que estaba a su lado, uno de los que la ayudó a recuperarse ... ¡era su marido! Se enamoraron, se casaron. Y el otro era el novio de la otra. Era una  hermosa reintegración. Pero vuelvo aquí a lo que usted dijo: es un crimen contra la humanidad, es un crimen contra la humanidad y proviene de una mentalidad enfermiza: la mujer debe ser explotada. Y hoy en día no hay feminismo que haya logrado eliminar esto de la conciencia, del inconsciente más profundo o del imaginario colectivo, digámoslo así. La mujer debe ser explotada, de una forma u otra. Y así se explica esta ... enfermedad de la humanidad, es una enfermedad de una forma social de pensar, es un crimen contra la humanidad.

Hablé sobre los métodos [para ayudarlas]. Las que pueden ayudar mejor a estas chicas son las mujeres, las monjas. ¡Pero también hay mujeres que las venden! Supe  la historia de una de África, una chica que había terminado una parte de la universidad y quería trabajar; y una señora, no recuerdo si ella era una consagrada de una parroquia o una señora de Acción Católica en esa parroquia, se interesó: "Te pongo en contacto… te doy todos los contactos ...", y la esperaban en el aeropuerto y desde el aeropuerto a trabajar. La engañaron. Luego fue rescatada por uno de estos grupos y la llevaron a una casa para que se recuperara. Salió la superiora : "¡No!", Gritó [esa chica]; Vio a una monja y dijo "¡No!" porque la habían vendido. No sé si fue una monja, tal vez ... ella dijo que era una mujer, una mujer laica, una católica, pero de la parroquia. Y al final ella se quedó allí y ayudó mucho. Pero también las personas que dicen que son católicos ... tal vez una minoría... es una enfermedad: ¡la mujer debe ser explotada! Me alegra que los jóvenes luchen por esta causa. Esta es una de las luchas que les pido a los jóvenes que hagan: por la dignidad de las mujeres. Por  la dignidad, que es más que el hecho de que la mujer puede hacer esto o no, que puede convertirse en esto o aquello, no: Ella es digna, es hija de Dios. Más: en la historia de la Creación fue la que asombró al hombre: ¡ah, la belleza, la belleza de la mujer! Y luego, termina así. Algunos gobiernos intentan cobrar multas a los clientes, pero según los datos que tengo esto no funciona. El problema que dijiste es grave, grave ,grave y me gustaría que luchaseis  por él. Jóvenes. Y por favor, si un joven tiene este hábito, ¡que lo corte!  Es un criminal. Quien hace esto es un criminal "Pero padre, ¿no se puede hacer el amor?" No, no, esto no es hacer el amor. Esto es torturar a una mujer. No confundamos los términos. Esto es criminal. Mentalidad enferma. Y quiero aprovechar este momento, porque ha hablado de cristianos bautizados, para pedir perdón a vosotros y a la sociedad, por todos los católicos que cometen este crimen.

 

Pregunta 2.- Maxime RASSION - Francia
Santísimo Padre.- Me llamo  Maxime, soy estudiante de Derecho en París. No he sido bautizado y no soy católico. Hoy, como miles de jóvenes, creyentes o no, tengo que tomar decisiones, especialmente en mi carrera. Sin embargo, estoy indeciso, perdido y preocupado. Esta elección crucial para mis estudios, ha hecho brotar en mí, una forma de inseguridad y opresión. Como si esencialmente me hubiera construido en la forma y no en el fondo. Ahora me encuentro como frente a una pared, la del significado profundo de dar a mi vida. Creo que necesito discernimiento frente a este vacío. Me gustaría encontrar mis cimientos para conocerme mejor, para saber quién soy, en este mundo y en relación con Dios. Si creo en un poder trascendente, estoy abrumado por la inmensidad de la Iglesia y cuestionado entre mi voluntad personal o la influencia que puede tener un movimiento. Siento que realmente no he construido mi espina dorsal, me gustaría construir una fortaleza en mi corazón. Quiero poder elegir y seguir adelante, tengo este deseo en lo profundo de mí, pero no sé por dónde empezar, ¿sabes qué camino debo seguir? Te lo agradezco sinceramente.

[Sr.Maxime RASSION, presidente del "Junior Consulting" dell'Institut Catholique de Paris (ICP) (Francia)]


Papa Francisco:
Te digo: con esto, tú ya has comenzado. El peligro es no dejar que surjan las preguntas. Lo que veo es que les dejas surgir para verlas. Ya has comenzado; ¡Empezaste dejando que surjan las preguntas, sin anestesiarlas! Nuestras preguntas fuertes, -y esto es importante, tomad nota- pueden sufrir un proceso de disminución del tono, de ser algo anestesiadas, un poco, algo, o totalmente. Hay una forma "educada" de anestesiar las preguntas y esto no es social. ¡Es la técnica que termina en corrupción con guantes blancos! Se empieza así. La lealtad a uno mismo debe tener el coraje de decir las verdades crudas, tal y como son y de hacer las preguntas crudas, tal y como son, sin anestesia. "Je pense avoir besoin de discernment face à ce vide". Es verdad Todos necesitamos discernimiento. Es por eso que en el título del Sínodo está esta palabra, ¿no es así? Y cuando existe este vacío, esta inquietud, debemos discernir. Debemos decir, al respecto, que muchas comunidades eclesiales no saben cómo hacerlo o carecen de la capacidad de discernimiento. Es uno de los problemas que tenemos, pero no debemos tener miedo. [Los jóvenes] viven esta inquietud, algunas inquietudes, que tantas veces son rechazadas moralmente. [En cambio] no te asustes: tómala, acompáñala, ayuda a discernir. Discernir, acompañar, escuchar e intentar  que la persona saque todo lo que lleva dentro e intentar que ella misma encuentre el camino. Aquí tendréis,  por ejemplo, facilitadores en los grupos: es una forma de ayudar a que las preguntas salgan a la luz. Ellos ayudan a discernir. Diálogo, diálogo para discernir. Haz que te ayude. Esto por cuanto atañe al "besoin de discernement face à ce vide". Porque hay un vacío dentro. En la vida siempre hay que tener dos cosas: primero, tener el coraje de hablar de las cosas que suceden; pero no de  todas las cosas se puede hablar con todos; hay cosas que conciernen a nuestra identidad más profunda. ¿Estás buscando a alguien que te dé confianza? Puede ser un anciano, una persona sabia, un joven sabio: ¡La sabiduría también es de los jóvenes! Piensa en Salomón. Los jóvenes tienen sabiduría. Algunos jóvenes. Busca una persona sabia. El sabio es uno que no se asusta de nada, que sabe cómo escuchar y que tiene el don del Señor para decir la palabra justa en el momento justo. Deje que se sienta interpelado por tu inquietud y déjate interpelar por él: diálogo, ¿no? Pero lo que dijiste, Maxime, es una de las cosas que más necesitamos. Tu eres  el presidente de la " Junior Consulting" del Institut Catholique de Paris. Allí, tienes experiencia de cómo se hace esto y cómo se ayuda en todo esto. Es importante, porque cuando un joven no encuentra este camino de discernimiento, no solo vocacional, el discernimiento es mil cosas, de lo que sientes, ¿no? - se cerrará de forma negativa. Y cerrarse de esta forma en la vida es tener dentro un tumor. Una cosa cerrada en el alma que tarde o temprano se convierte en una carga y te quita la libertad. Es importante abrir todo, no maquillar los sentimientos, no mimetizar los sentimientos. Que los pensamientos que surgen se [lleven] al discernimiento, con alguien. Creo que lo que dices, que te gustaría "choisir et avancer", creo que esta profunda voluntad es precisamente el comienzo de un proceso de discernimiento que debe continuar y durar toda la vida. Pero es hermoso cuando uno tiene una persona con quien hablar acerca de estas cosas. Deja que los sentimientos salgan. No los anestesies, no los disminuyas. Busca a alguien que te dé confianza para hablar sobre ello y discernir. Esta es mi respuesta á toi, Maxime.

 

Pregunta n.3

María de la Macarena SEGUI – Argentina

En nuestra experiencia como estudiantes y también en el trabajo con jóvenes nos dimos cuenta que hoy en día se educa en verdades construidas desde la razón, se transmiten certezas que fueron debilitando el sentido de trascendencia, la duda que permite la creencia y el asombro, entre otros valores que constituyen nuestra humanidad. Como educadores intuimos un camino que desnude nuestra mirada, para abrirnos al misterio del otro y agradecer eso único y por tanto bello de todos. Quisiéramos saber que piensa usted sobre esta concepcion de educación que tiene Scholas y cómo podemos hacer para que la experiencia trascendente que viven los jóvenes en ese Encuentro perdure en el tiempo.

[Sra .María de la Macarena SEGUI, Scholas Occurrentes (Argentina)]

Papa Francisco:

 ¿Puedo responder en español, está la traducción? [responden si]. María Macarena me dijo: “Scholas me cambió la vida”. Una de las cosas, que ella, dijo críticamente, sobre un sistema educativo, es el sistema educativo que educa en verdades construidas desde la razón, que debilitan, el sentido de trascendencia, debilitan la duda, y debilitan el asombro. Piensen ustedes en estructuras escolares, las hay y muchas, donde se crece en conocimiento muchísimo. Son de excepción, de altísimo nivel en el conocimiento, pero al final, han perdido la capacidad de asombrase. Han perdido la capacidad del estupor. Esto directamente es una herencia educativa del Iluminismo, ¿no? Que, llegó a este tipo de escuela educativa, que hoy día se la critica mucho y se reacciona contra ella. De hecho la experiencia de Scholas como, seguramente, ya contará en el grupo y además de alguna paraguaya de ahí que lo ha hecho también, ahí estás vos, que en Paraguay prendió muy fuerte, se llegó a revertir esta tendencia, incluso a nivel ya de Ministerio de Educación Nacional, ¿no?  Y eso es muy importante. No sólo esto de quitar el asombro, lo cual también quita la capacidad de contemplar belleza y de abrirse al misterio del otro. Muy bueno el resumen que hizo.

Me repito. Me repito una cosa que me gusta decirla, pero es que para mí es evidente: Para tener una educación completa hay que usar los tres lenguajes: el lenguaje de la cabeza, o sea aprender a pensar bien. No sólo pensar cosas. Saber cosas. Eso es importante. Pero además, pensar y progresar con el pensamiento. Libertad de pensamiento. Buscar con el pensamiento. A eso yo llamo pensar bien. Primero de los tres lenguajes de la cabeza.

Segundo: lenguaje del corazón. Aprender a sentir bien. Hay un problema, que es viejo. El problema no es de ahora pero hoy día al menos  se habla, el problema del bullying, el problema del bullying en las escuelas es un problema de no sentir bien. Puse un solo ejemplo, pero hay mil cosas. Aprender a sentir bien las cosas. Educar el sentimiento y esto no es tan común en las escuelas herederas del Iluminismo.

Y tercero, el lenguaje de las manos: a hacer. Porque también es herencia que recibimos de Dios. Ser artesanos y creadores. El arte nace también de ahí. La ingeniería nace de ahí. La capacidad de construcción nace de ahí.

Y esos tres lenguajes, el de la cabeza, el del corazón y el de las manos armonizados. A tal punto que yo piense lo que siento y lo que haga. Sienta lo que pienso y lo que hago y haga lo que siento y lo que pienso. La armonía de los tres lenguajes. Y esa es la experiencia de Scholas. Ir por este camino y avanzar en una educación total y comunitaria. Evidentemente cuando se va por este camino, la educación es personal, como persona que necesariamente necesita de la comunidad para progresar, ¿no?

Otra cosa que yo diría. Esto lo digo porque yo critico mucho el mundo virtual. Pero no porque sea viejo atrasado, sino porque, porque tiene sus peligros, por ejemplo, en una cena de familia, papá y mamá miran la televisión y cada chico está con el teléfono, hablando con amigos, pero por ahí le tiene que decir algo al papá, o al otro, y se lo manda por teléfono. O sea, ya el mundo virtual puede llevarte a un nivel de alienación muy grande, que te hace no ya líquido, como decía el gran Bauman, sino gaseoso! Sin arraigo. Yo critico por eso el mundo virtual. Pero no lo demonicemos. Porque es una riqueza, tenemos que saber usarlo, y no que nos esclavice alejándonos de lo concreto. Entonces, para salvar lo bueno del mundo virtual, una sola palabra: lo concreto. En italiano “concretezza”. Tener el hábito de ir a lo concreto. Sí poder usar el mundo virtual pero con los pies sobre la tierra y no dejándome chupar, no gaseosamente, no líquidamente sino sólidamente. Es una ayuda. Y ahí, ahí tenemos que ir hacia atrás.

El sábado me encontré, hice un matrimonio ahí en Santa Marta, y me encontré con una señora joven, una chica joven que es música, es compositora, artista, y estaba espantada por el mundo virtual, en su carrera de docente, veía el mal que hacía a los chicos, y hace un par de años se decidió a luchar contra esta exageración del mundo virtual para que el mundo virtual tuviera el puesto que le corresponde pero con lo concreto y me dio un muñeco de trapo. Y digo, ¿qué es? Con esto, artesanalmente, recupero la capacidad de juego en los chicos. O sea, del juego ilusorio, virtual, baja al juego real y esté empezando desde ahí con los chicos. O sea, creo que este tipo de cosas, buscar salvar a las personas de lo gaseosos, lo líquido de la virtualidad para que la virtualidad esté arraigada en lo concreto.

Una virtualidad arraigada está muy bien. Pero cuando ya se pasó de tocar tierra, ahí ya desparrama todo, no madura. Pero vean qué curioso esta mujer, en su experiencia pedagógica, como maestra, descubrió que la única manera era retomar el juego. El juego es concreto.

El mundo virtual tiene otro defecto, claro esto hablando de Scholas, a lo concreto de Scholas, que te puede quitar la dimensión del amateur, no sé cómo se llama, amatoriale. Por ejemplo el juego, el deporte, hoy día, ha perdido el sentido de amateur, y se transforma en comercial, o lo que sea, mil cosas, también el juego es el que pierde. Siempre pierde el juego. En un mundo  líquido, sin raíces siempre pierde el juego. El verdadero juego. El juego gratuito. La capacidad de los chicos, que vemos en el campo que por ahí los encontramos más limpios que estos y que son capaces de armar una escuadra de fútbol con dos palitos para el arco y el portero libre, avanzado, que va y hace el gol, es decir, libertad, concreta. Una cosa es liquidez y gaseosidad y otra cosas es libertad concreta. Lo concreto te da libertad. Lo líquido y lo gaseoso te quita libertad. Entonces Scholas ha tomado este camino de unir los tres lenguajes y socialmente. Yo asistí a la conclusiones, por eso mencioné Paraguay, de embarcación en Paraguay, en el puerto donde ahora está el barrio San Francisco, y las conclusiones de un encuentro de chicos de Scholas sobre embarazo adolescente. Yo les digo que ni una Cámara de Diputados argentina he escuchado las reflexiones de estos chicos. Porque están educados a pensar lo concreto y con el corazón y la cabeza. Eso es maravilloso.

Bueno ese es el camino de la educación. Gracias.

 

Pregunta n. 4

Yulian VENDZILOVYCH - seminarista de Ucrania

[Saludos con "Alabado sea Jesucristo"; El Papa Francisco le responde en ucraniano.]

Soy Yulian Vendzilovych, seminarista del seminario del Espíritu Santo de Lviv, Iglesia greco-católica ucraniana. Esta es la pregunta de nuestro Seminario para el Santo Padre. Santo Padre, nuestro tiempo se caracteriza por diferentes movimientos culturales nuevos. Hoy es importante que un sacerdote no solo sea un maestro de la religión, sino un testigo viviente de Cristo, alguien que comprende las exigencias de su tiempo y no quiere perder el aliento del Espíritu Santo, que inspira la cultura de hoy. En su opinión, ¿cómo debe una persona joven que se está preparando para el sacerdocio y quiere estar abierta a la juventud y la cultura de hoy prepararse para comprender qué es lo más valioso de la cultura y qué es falso? Por ejemplo, el tatuaje para un grupo de personas expresa verdadera belleza, pero para otro es un ejemplo de cultura, que es difícil de entender y comprender. ¿Cómo debe reaccionar el joven pastor a las complejas circunstancias de la cultura actual? Gracias, gracias, Santo Padre.

Papa Francisco:


¡Al final es un colega! Te lo agradezco. Tu hablas de "testimonio viviente de Cristo". Es verdad, un sacerdote que no es un testigo de Cristo hace daño, tanto daño . Tanto daño, se equivoca, desorienta a la gente, hace daño. Pero la que debe ser un testimonio de Cristo es la comunidad: el sacerdote es un testimonio de Cristo como miembro de esa comunidad. El pobre sacerdote, en una comunidad que no es testimonio de Cristo, no sé si tendrá éxito. Sí, él puede testimoniar, pero el apoyo de la comunidad es testimonio, y el primer trabajo es que la comunidad sea testimonio de Cristo, comunidad cristiana. Si no,  el sacerdote estará solo, y pobrecillos, los sacerdotes solos, afectivamente solos  porque una comunidad que no lo acompaña con el testimonio, hacen que sea un sacerdote meramente funcional, la comunidad va a la iglesia, "alquila" una misa, pide un entierro, una primera comunión , y luego lo dejan solo. Está aislado  en una comunidad que no es testimonio de Cristo. Lo primero que le diría es que se preguntase: "¿Cómo es tu comunidad o la de tu hermano, o  la de ese otro ...? Si una comunidad no es un testimonio de Cristo, el obispo debe intervenir y ayudar al sacerdote y no dejarlo solo. Se "lo comerán vivo" porque no puedes ser un testimonio solo: la comunidad siempre está necesitada, y los grandes santos, ¡pensemos en Francisco, inmediatamente buscaron compañeros! La comunidad. Felipe Neri, de inmediato. Porque no podemos ser testimonio de Cristo a menos que haya una comunidad de testimonio. Tu eres un testimonio en una comunidad de testimonio de Cristo. Y aquí está la relación entre el sacerdote y la comunidad: la relación también debe ser testimonial. Porque hay una enfermedad muy grande, que es el clericalismo, y tenemos que salir de esta enfermedad. Algunos de vosotros no sois católicos, otros no sois creyentes, pero lo digo con humildad: es una de las enfermedades más feas de la Iglesia. El clericalismo. Cuando una comunidad busca un sacerdote y no encuentra un padre, no encuentra un hermano, encuentra un médico, un profesor o un príncipe ... Y esta es una de las enfermedades que tanto daño causa a la Iglesia. Me preocupa esto, porque  se confunde el rol paternal del sacerdote y se reduce a un rol directivo: el "jefe". El jefe de la empresa, el directivo ... Y también me preocupan las actitudes no-paternas, no fraternas del sacerdote que en su relación con la comunidad no lo hacen un testimonio de Cristo. Por ejemplo, el espiritualismo exagerado: cuando encuentras a estos sacerdotes que piensan que están siempre en el cielo, que no son capaces de entender, creo que con una actitud así - como digo yo - "con la cara de la beata Imelda" [risas, risas] así  no funciona, las cosas van mal ... Como tú, si has dado uno de esos resbalones que se dan en la vida, vas a ir a decírselo ¡Te da miedo! No encuentres en él el testimonio de la misericordia de Cristo. O cuando ves a un sacerdote que es rígido, que siempre avanza con rigidez, pero ¿cómo puede la comunidad recurrir a él? El testimonio falta Y cuando ves a un sacerdote mundano, es feo, es peor. Rezad por él para que el Señor lo convierta, porque los sacerdotes mundanos hacen tanto daño, tanto daño a las comunidades. Pero también las comunidades: deben ser testimonios de la comunidad. Uno de los vicios de la comunidad es el chismorreo. Me contaba  un cardenal simpático que había conocido a un sacerdote con un gran sentido del humor y en la parroquia había una mujer tan chismosa que hablaba de todos y de todo. Pero vivía cerca de la parroquia, tanto que desde la ventana de su casa podía ver el altar de la parroquia. Iba a  misa todos los días y luego, las otras horas del día, recorría la parroquia, chismorreando de las demás. Un día estaba enferma, llamó al sacerdote y le dijo: "Padre, estoy en la cama con la gripe , por favor, ¿podría traerme la Comunión?" - "No se preocupe: Usted, con la lengua que tiene llega desde la ventana al tabernáculo”. Pero dime, en una parroquia donde los fieles chismorrean todo el día contra ellos y contra el sacerdote, el pobre sacerdote está solo, sin el testimonio de Cristo de la comunidad. Y menciono solo la charla, porque para mí es una de las cosas más feas de las comunidades cristianas. ¿Pero sabéis que los chismes son terrorismo? Terrorismo, el chismorreo. Sí, porque un chismoso es lo mismo que un terrorista: se acerca, habla con uno, tira la bomba del chisme, destruye  y se va. Tranquilo.  Tu eres testimonio del sacerdote con la comunidad y la comunidad con el sacerdote. Después, tu última pregunta, sobre la cultura. No tengas miedo a los tatuajes: los eritreos, durante años, se hacían la cruz aquí [indica la frente], incluso hoy los vemos. La cruz estaba tatuada. Sí, hay exageraciones, hoy veo que algunos ... creo que los que tienen una fuerte cantidad de tatuajes no pueden donar sangre, ¿no?, Creo que algo así, porque hay peligro de envenenamiento ... No, cuando se exagera ..., pero es un problema de exageración, pero no de un tatuaje. El tatuaje indica pertenencia. Tú, joven,  que estás tatuado o tatuada así, ¿qué estás buscando? ¿Qué pertenencias expresas? Y empieza a hablar de esto, y de allí se llega a la cultura de los jóvenes. Es importante Pero no te asustes: con los jóvenes nunca debes tener miedo, ¡nunca! Porque siempre, incluso detrás de las cosas no tan buenas, hay algo que nos hará llegar a alguna  verdad. Y nunca olvides esto: el doble testimonio juntos, el del sacerdote y el de la comunidad con el sacerdote. Gracias.

 

Pregunta 5.-

Sor Chaoying( Teresina )CHENG, China

Buenos días a todos, también al Santo Padre!
Queridísimo Papa Francisco, soy sor  Teresina Cheng, china. Estoy estudiando ciencias religiosas en la Universidad Pontificia Urbananiana, con sede en el Colegio Mater Ecclesiae de Castel Gandolfo. Me siento muy honrada y feliz de tener la oportunidad de conocerlo y pedirle consejo. China actualmente está dando pasos gigantes en el desarrollo; las personas persiguen sobre todo la búsqueda de bienes materiales, mientras los jóvenes pasan por una crisis de identidad. Su corazón se siente atraído por  la comparación y la emulación de los demás. Internet hace que todo sea rápido y conveniente. De esta manera, se hace difícil resistir las propuestas de la sociedad secularizada, y los jóvenes siguen la corriente. La educación cultural de las religiosas es generalmente baja y solo su espiritualidad puede interactuar con los jóvenes y atraerlos. Los resultados a menudo no son muy evidentes. Al abordar esta situación, Santo Padre, me gustaría preguntarle: Nosotras, las jóvenes religiosas, ¿cómo podemos equilibrar la cultura dominante de la sociedad y la vida espiritual para cumplir la misión? Gracias.

Sor Chaoying( Teresina )CHENG, Estudiante de Teología, Colegio Misionero "Mater Ecclesiae" de Castel Gandolfo. Religiosa de la Madre del Señor de Daming-Hebei (China)]

Papa Francisco:


[La monja le regaló una bufanda roja] ¡De Papa, me ha convertido en cardenal! [risas] Dijo que esto es algo que hacen ellas, que la bufanda da calor y que el rojo es el color de la alegría en China; desea que le de calor y alegría  al Papa. ¡Es hermoso! Veis, dos cosas que son "de casa", dos cosas que forman la relación entre la mamá y el papá y el niño: dar calidez y dar alegría. ¡Estos chinos saben dónde están las raíces! Gracias.
Tu pregunta era más larga, la leí ayer. Hablas de formación; creo que lo que dices es importante. Antes que nada, lo que dices del ingreso en la Congregación. Es verdad, hay un primer período de vida espiritual para entender bien la dimensión espiritual; pero después, no se puede seguir adelante sin una formación de tipo humano e intelectual ... Pero, diría, la verdadera formación religiosa en la vida consagrada, -esto para las congregaciones que tienen jóvenes, así como también para los sacerdotes-, debe tener cuatro pilares: la formación a la vida espiritual, la formación a la vida intelectual, -deben estudiar-, la formación en la vida comunitaria, -deben aprender a resolver los problemas de la comunidad y a vivir en comunidad-, y la formación en la vida apostólica, -deben aprender a hacer el anuncio evangélico. Y si uno, como dijiste aquí, desarrolla solo vida espiritual y luego te mandan a la escuela o a dar catequesis, psicológicamente seréis inmaduras. Y este es un problema de esta mentalidad. ¿Por qué se hace así? Para proteger del mundo. ¿Pero protegerse del mundo “podando” potenciales? ¿Potencial afectivo, potencial intelectual, potencial de comunicación? Esto no es protección, esto es anular. Me permito una palabra psiquiátrica ligeramente fuerte: esto es "castrar" a la persona. La verdadera protección se logra en el crecimiento. Una madre que sobreprotege al niño, lo anula, no lo deja crecer, no le deja que sea libre. Y así encontramos en la vida a tantos, tantos solterones y solteronas que no han podido encontrar una vida de amor, de matrimonio porque se habían visto forzados a la dependencia materna o no tenían la libertad de elegir. ¡Pero es un peligro, pueden perder la vocación! Prefiero que un joven, una joven, pierda su vocación en lugar de ser un religioso o una religiosa enferma que luego haga daño. O cuando leemos-debemos hablar claramente-cuando leemos los casos de abuso: ¿cuántos de estos han sido anulados  en el desarrollo, en la libertad, en la educación emocional y han terminado así? No sé, todos tienen su propia historia, pero podemos pensar en personas que terminan así porque no han sido educadas en la afectividad. Por esto, diría, cuando seas una superiora general o algo similar [risas, risas], intenta cambiar esta mentalidad. Educación espiritual, intelectual, comunitaria y apostólica. Pero desde el principio. De acuerdo con las dosis de cada etapa, pero no descuides ninguna. Esto es muy importante, muy importante. Y esto que es válido para sacerdotes y monjas, también es válido para los laicos. La mayoría de vosotros se casará, tendrá hijos, pero por favor, educadlos  bien, así, con todo este potencial. No anular. No sobreproteger: esto es malo, es muy malo y uno se  vuelve inmaduro psicológicamente.
Luego, hay otra cosa ... en China, por ejemplo: "lo que dificulta el desarrollo de la semilla de la vocación presente en los jóvenes es el hecho de que están inmersos en un entorno en el que la confrontación con los demás nos empuja a emprender una carrera hacia la obtención de bienes materiales en constante crecimiento ". Es verdad. Pensemos en el encuentro de Jesús con el hombre rico, con ese joven rico. El Evangelio dice que Jesús lo amó. Tenía una vida perfecta, pero estaba tan apegado al dinero, tan apegado al dinero. Y esto duele Y cuando – han hablado un sacerdote y una monja, aprovecho la oportunidad - cuando un sacerdote o monja está apegado al dinero, es lo peor. No olvides que el diablo entra por los bolsillos. Siempre. Es el primer peldaño. Luego la vanidad, luego la soberbia, tú te crees todo, y de ahí todos los pecados. Recuerdo, para haceros reír, una ecónoma de una congregación, una mujer fuerte, una anciana, una alemana, en Argentina, hija de alemanes, de emigración alemana; ¡70 años tenía, pero estaba en forma! Dirigía un colegio enorme ... Estaba muy apegada al dinero, no para ella, para el  Instituto, pero el dinero era lo principal, pobre mujer, era buena, pero no había sido educada al respecto. Y un día en el café, en el descanso con los maestros, se desmayó. Todos diciendo: “Hermana, hermana, hermana", y no reaccionaba. Y un maestro dijo: "¿Alguien tiene un billete de 100 dólares? Vamos a pasárselo por la nariz, tal vez reaccione ". Este es el comentario de la gente cuando ve a un sacerdote o a una monja apegado al dinero. Por favor, es mejor pasar hambre y no estar apegado al dinero.

"En este punto, Santo Padre, -habías escrito una larga pregunta inicial-, me gustaría hacerle la siguiente pregunta: frente a las culturas que no dejan lugar para Dios, a la sociedad que adora la supremacía de la materia,  nosotras, las jóvenes religiosas cómo podemos equilibrar nuestra formación cultural y nuestra vida espiritual? ". Por favor, proteged el desarrollo de las hermanas, pero protegedlas con la vida, a través del diálogo con esta vida que no busca a Dios, que está apegada  solo a los bienes materiales. Que aprendan a ir así, pero no las protejáis como los tomates en invierno en invernaderos, por favor, no, no. Porque cuando llegue el verano y salgan de allí, no servirán, no tendrán sabor. Protegerlas es bueno, con los riesgos del ambiente, pero debéis protegerlas bien. Proteger es acompañar, enseñar, ayudar y sobre todo amar. Esto es lo principal.

Esto creo que es suficiente para China. Gracias. ¡Y gracias por la bufanda!

Saludos del Cardenal Lorenzo Baldisseri

Santidad,
Le da  la bienvenida en este aula  el entusiasmo abrumador de más de trescientos jóvenes, que han llegado a Roma desde todos los continentes. Más que palabras, cuentan sus sonrisas, sus canciones y sus aplausos.
Cada uno, en la forma que mejor le sale, le da las gracias hoy. Gracias, porque ha querido  dedicar la próxima Asamblea General del Sínodo de los Obispos a "Los jóvenes, la  fe y el discernimiento vocacional", colocando a los jóvenes y su proyecto de vida en el centro del camino pastoral de la Iglesia por el mundo.

Gracias, porque ha querido que el Sínodo "sobre" los jóvenes también sea, de alguna manera, un Sínodo "para" los jóvenes ", con" los  jóvenes y “de” los jóvenes, en el que todos los chicos  y chicas pueden sentirse protagonistas y expresar lo que llevan en el corazón, conscientes de que - como dijo en la  bella vigilia de oración de la JMJ del año pasado - "cada joven tiene algo que decir a los demás, tiene algo que decir a los adultos, tiene algo que decir a los sacerdotes, a las monjas, a los obispos y al Papa ".

Gracias, por último, porque ha convocado esta reunión pre-sinodal como una etapa más en el camino de preparación para el Sínodo, una etapa  que permitirá en concreto a muchos jóvenes - los presentes físicamente aquí en Roma, -pero también a aquellos conectados a través de las redes de comunicaciones sociales- dialogar, debatir abiertamente y elaborar un documento compartido con vistas a la Asamblea sinodal de octubre.
Junto al agradecimiento, Santidad, también nuestra más sincera felicitación, ya que hoy, solemnidad de San José, marca el quinto aniversario del comienzo de su ministerio petrino: un aniversario que nos hace  el gran regalo de celebrar con nosotros . En estos cinco años nos ha demostrado en numerosas ocasiones que su corazón está cerca de los jóvenes: los ha encontrado en Roma y en los países que visita durante sus viajes apostólicos, los ha exhortado a no cortar las raíces de la historia que les precede, los ha invitado a contribuir a la renovación de la Iglesia, los ha abrazo y  consolado en hospitales, prisiones, campos de refugiados y todos aquellos lugares donde los jóvenes a menudo tienen que convertirse en adultos demasiado pronto.

Los chicos aquí presentes nos dan, en la medida de lo posible, una muestra representativa de los jóvenes de todo el mundo. Por un lado, se trata de los jóvenes elegidos por las Conferencias episcopales y los Sínodos de las Iglesias orientales católicas, por otro, son jóvenes procedentes de los Seminarios y de las Casas de formación a la vida religiosa; así como miembros de Asociaciones, Movimientos y nuevas Comunidades Eclesiales; representantes de escuelas y universidades católicas. También  se invitó a jóvenes del mundo del arte (música, danza, literatura, teatro), del mundo profesional (periodismo, investigación, tecnología de la información), de la política, la economía, el servicio militar, el deporte y el mundo de la solidaridad (voluntariado, discapacidad, trata de personas, pobreza, etc.). Finalmente, se han agregado jóvenes representantes de las otras Confesiones Cristianas, de otras religiones y no creyentes.

También durante esta semana, estarán presentes junto a ellos algunos expertos de la realidad juvenil, algunos facilitadores, que moderarán el trabajo dentro de los grupos lingüísticos, y algunos encargados de la Web, que coordinará la participación a distancia de los jóvenes registrados a través de las redes sociales . En este último aspecto, es ciertamente un "signo de los tiempos" que los jóvenes de todo el mundo puedan, a través de la Web, participar en este evento enviando sus contribuciones y, por lo tanto, haciendo que sus voces sean escuchadas.

El propósito de esta reunión pre-sinodal lo indicó Usted mismo, Santo Padre, al momento de anunciar la convocatoria: "Con este camino - dijo al final de la audiencia general del 4 de octubre de 2017 - la Iglesia quiere ponerse a la escucha de  la voz, la sensibilidad, la fe y también las dudas y críticas de los jóvenes - debemos escuchar a los jóvenes -. Por este motivo, las conclusiones de la reunión de marzo se transmitirán a los Padres sinodales ». La palabra clave del camino sinodal es, por lo tanto, la palabra "escucha". Los jóvenes son el objeto y sujeto del proceso sinodal, llamados a ponerse en escucha de sus pastores, pero también llamados a hablar con sus pastores, a abrirles  el corazón, en una circularidad virtuosa que es la esencia misma de la sinodalidad eclesial .

Para ello, el próximo domingo, al final de la Eucaristía, que abre los ritos de la Semana Santa y celebra la XXIII Jornada Mundial de la Juventud, tendremos la alegría y el honor de entregar en sus manos el documento originado a partir de la reunión pre-sinodal al que los jóvenes confiarán los deseos y las esperanzas de sus coetáneos de todo el mundo en vista del Sínodo de octubre. ¡Gracias!