www.vatican.va

Back Top Print Pdf


Audiencia general , 02.05.2018

La audiencia general de esta mañana ha tenido lugar  a las 9:20 en la Plaza de San Pedro  donde el Santo Padre Francisco ha encontrado grupos de peregrinos y fieles de Italia y de todo el mundo.

El Santo Padre, ha dedicado la catequesis al Bautismo: “Fuente de vida”.

Tras resumir su discurso en diversas lenguas, el Santo Padre ha saludado en particular a los grupos de fieles presentes procedentes de todo el mundo. Después ha lanzado un llamamiento por el Summit Intercoreano.La audiencia general ha terminado con el canto del  Pater Noster  y la  bendición apostólica.

Catequesis del Santo Padre

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Continuando con la reflexión sobre el Bautismo, hoy me gustaría detenerme en los ritos centrales, que tienen lugar en la pila bautismal.

Consideremos ante todo el agua, sobre la cual se invoca el poder del Espíritu para que tenga la fuerza de regenerarse y renovarse (véase Jn 3: 5 y Tt 3: 5). El agua es  matriz de vida y de bienestar, mientras su falta provoca la extinción de toda fecundidad, como ocurre en el desierto; el agua, sin embargo, también puede ser  causa de muerte, cuando sumerge en sus olas o  cuando en grandes cantidades arrolla todo; finalmente, el agua tiene la capacidad de lavar, limpiar y purificar.

A partir de este simbolismo natural universalmente reconocido, la Biblia describe las intervenciones y las promesas de Dios a través del signo del agua. Sin embargo, el poder de perdonar los pecados no reside en el agua misma, como explicaba San Ambrosio a los recién bautizados: "Has visto agua, pero no todas las aguas curan: cura el agua que tiene la gracia de Cristo". [...] La acción es del agua, la eficacia es del Espíritu Santo "(De sacramentis 1,15).

Por lo tanto, la Iglesia invoca la acción del Espíritu sobre el agua "para que los sepultados con Cristo en su muerte, por el Bautismo, resuciten con él a la vida." (Rito del Bautismo de los Niños, n. 60). La oración de bendición dice que Dios ha preparado el agua "para ser signo del bautismo" y recuerda las principales prefiguraciones bíblicas: sobre las aguas de los orígenes aleteaba el Espíritu para hacerlas germen de la vida (cf. Gn 1,1-2); el agua del diluvio marcó el final del pecado y el comienzo de una nueva vida (véase Gen 7: 6-8,22); a través de las aguas del Mar Rojo, los hijos de Abraham fueron liberados de la esclavitud de Egipto (véase Ex 14: 15-31). En relación con Jesús, recordamos el bautismo en el Jordán (véase Mt 3, 13-17), la sangre y el agua derramada desde su costado (véase Jn 19, 31-37), y el mandato a los discípulos de bautizar a todos los pueblos en nombre de la Trinidad (cf. Mt 28,19). Fuertes de esta memoria, se le pide a Dios que infunda en el agua de la pila la gracia de Cristo muerto y resucitado (cf. Rito del Bautismo de los Niños, n. ° 60). Así, este agua se transforma en agua que lleva consigo la fuerza del Espíritu Santo. Y con esta agua con la fuerza del Espíritu bautizamos a la gente, bautizamos a los adultos, a los niños, a todos.

Una vez santificada el agua de la pila es necesario disponer el corazón para acceder al Bautismo. Esto sucede con la renuncia a Satanás y la profesión de fe, dos actos estrechamente relacionados entre sí. En la medida en que digo "no" a las sugestiones del diablo, -el que divide-, puedo decir "sí" a Dios que me llama a conformarme a Él en pensamientos y obras. El diablo divide; Dios une siempre a la comunidad, a la gente en un pueblo solo. No es posible adherirse a Cristo poniendo condiciones. Es necesario separarse de algunos vínculos para poder abrazar otros. O estás bien con Dios o estás bien con el diablo. Por eso la renuncia y al acto de fe se hacen al mismo tiempo. Es necesario cortar los puentes, dejándolos atrás, para emprender el nuevo Camino que es Cristo.

La respuesta a las preguntas - "¿Renuncias a Satanás, a todas sus obras y a todas sus seducciones?", está formulada en la primera persona del singular: "Renuncio". Y de la misma manera se profesa la fe de la Iglesia, diciendo: "Creo".  Yo renuncio y yo creo: esto está en la base del bautismo. Es una decisión responsable, que  es necesario traducir en gestos concretos de confianza en Dios. El acto de fe presupone un compromiso que el Bautismo mismo ayudará a mantener con perseverancia en las diferentes situaciones y pruebas de la vida. Recordemos la antigua sabiduría de Israel: "Hijo, si te presentas para servir al Señor, prepárate para la tentación" (Sir 2: 1), es decir, prepárate a la lucha. Y la presencia del Espíritu Santo nos da fuerzas para luchar bien.

Queridos hermanos y hermanas, cuando metemos la mano en agua bendita –entrando en una iglesia tocamos el agua bendita- y hacemos la señal de la Cruz, pensemos con alegría y gratitud en el bautismo que hemos recibido, -esta agua bendita nos recuerda el bautismo- y renovemos nuestro "Amén", -“Estoy contento”-, para vivir inmersos en el amor de la Santísima Trinidad.

 

Saludos en las diversas lenguas

Saludos en francés

Me complace saludar a los peregrinos de habla francófona, en particular a los jóvenes de Rouen con su obispo Mons. Lebrun y a los jóvenes de Saint Brieuc con su obispo Mons. Moute. Cuando hacemos la señal de la cruz metiendo la mano en el agua bendita, pensemos con gratitud en el bautismo recibido y renovemos nuestro "Amén" para vivir inmersos en el amor de la Santísima Trinidad. ¡Dios os bendiga!

Saludos en inglés

Saludo a los peregrinos de habla inglesa que asisten a la audiencia de hoy, especialmente los del Reino Unido, India, Tailandia, Canadá y los Estados Unidos de América. Dirijo un saludo especial a los miembros de la Catholic Extension Society de los Estados Unidos, a la que agradezco sus esfuerzos en el trabajo de reconstrucción en Puerto Rico. En la alegría de Cristo Resucitado, invoco sobre vosotros y vuestras familias el amor misericordioso de Dios nuestro Padre. ¡El Señor os bendiga!

Saludos en alemán

Dirijo  un saludo cordial a los peregrinos de habla alemana. El recuerdo de nuestro bautismo, que  celebramos en la liturgia de  Pascua actualiza nuestra unión vital con Cristo y nos predispone a seguirlo en la caridad a los hermanos. Dios os bendiga, así como a vuestras familias.

Saludos en español

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica.

Los invito a que hagan memoria agradecida de su bautismo, y a que renueven con alegría y convencimiento el compromiso que sellaron aquel día, de modo que vivan siempre inmersos en el amor de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Muchas gracias.

Saludos en portugués

Dirijo  un cordial saludo a los peregrinos de habla portuguesa presentes en esta audiencia, en particular a los grupos llegados desde Portugal y Brasil. Queridos amigos, la gracia del bautismo está dirigida a fructificar en un camino de santidad hecho de  pequeños pero profundos gestos concretos de confianza en Dios y amor al prójimo. ¡Dios os bendiga!

Saludos en árabe

¡Una cordial bienvenida a los peregrinos de habla árabe, especialmente a los de Oriente Medio! Queridos hermanos y hermanas, recordad siempre que la renuncia al pecado, a las seducciones del mal y a Satanás es lo que la Iglesia cree; no son acciones temporales, limitadas al momento del bautismo, sino actitudes que acompañan todo el crecimiento y la maduración de la vida cristiana. ¡El Señor os bendiga!

Saludos en polaco

Saludo cordialmente a los peregrinos polacos, y en especial a la delegación de la Caritas polaca, junto con algunos jóvenes de Siria, llegados a Roma con un autobús especial, el de la Embajada móvil de Cáritas jóvenes, que empiezan una campaña cuyo objetivo es sensibilizar a la sociedad sobre los problemas de los más pobres; promover el voluntariado juvenil y ayudar a las víctimas de la persecución en Siria. El signo espiritual del proyecto Bus Young Caritas será la peregrinación de la imagen de Nuestra Señora de Alepo. Durante las funciones del mes de mayo, confiad  a María, Reina de Polonia la vida de la Iglesia, de vuestro país y de vuestras familias. Rezad por la paz en el mundo y especialmente en el Medio Oriente. Os  bendigo de todo  corazón.

Saludos en croata

Saludo con alegría a los peregrinos croatas, en particular a los dirigentes y estudiantes de la Escuela Católica "San José" de Sarajevo, en Bosnia y Herzegovina. Queridos jóvenes, todavía está vivo en mi corazón nuestro encuentro en Sarajevo en 2015, sobre todo  vuestra presencia alegre, vuestra sed de verdad e ideales. Os exhorto a adheriros cada vez   más a Cristo, para vivir plenamente vuestra existencia. La Iglesia cuenta con vosotros: sed siempre generosos, valiente y llenos de esperanza. Os bendigo de todo corazón. ¡Alabados sean Jesús y María!

Saludos en italiano

Dirijo una cordial bienvenida a los fieles de la lengua italiana. En particular, saludo a los sacerdotes del Pontificio Colegio Misionero Internacional y del Pontificio Colegio Español de  San José de Roma, a la parroquia de la Santísima Virgen María de la Estrella en Stornella, a  la Asociación  Laboratorios de la esperanza de Ascoli Piceno y a la Unión de cocineros de Toscana. Me alegra recibir a los peregrinos de la ciudad de Palermo, acompañados por su pastor Mons. Corrado Lorefice. Animo a todos a ser fieles a Cristo, fuente de nuestra esperanza, para que la alegría del Evangelio resplandezca en todas partes.

Un pensamiento especial para los jóvenes, los ancianos, los enfermos y los recién casados. Hoy celebramos San Atanasio, obispo y doctor de la Iglesia. Su santidad, asociada con una saludable doctrina, sostenga la fe y fortalezca el testimonio cristiano de cada uno.