www.vatican.va

Back Top Print Pdf


Comunicado de la Oficina de Prensa: Audiencia al Presidente de la República de Ruanda , 20.03.2017

Hoy lunes, 20 de marzo el Santo Padre Francisco ha recibido en audiencia en el Palacio Apostólico Vaticano, al Excelentísimo Sr. Paul Kagame, Presidente de la República de Ruanda. Posteriormente, el Presidente se encontró con el Emmo. Secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, a quien acompañaba el Excmo. Secretario para las Relaciones con los Estados, S.E. Mons. Paul Richard Gallagher.

Durante las cordiales conversaciones  se recordaron las buenas relaciones existentes entre la Santa Sede y Ruanda. Se ha apreciado el notable camino recorrido para recuperar la estabilidad social, económica y política del país. Se ha evidenciado  la colaboración entre el Estado y la Iglesia local en la obra de  reconciliación nacional y de consolidación de la paz en beneficio de toda la Nación. En este contexto, el Papa ha manifestado su profundo dolor, el de  la Santa Sede y el de la Iglesia por el genocidio contra los Tutsis,  ha expresado solidaridad con las víctimas y con los que siguen sufriendo las consecuencias de aquellos acontecimientos trágicos y, en línea con el gesto efectuado por San Juan Pablo II durante el Gran Jubileo del año 2000, ha renovado la imploración de perdón a Dios por los pecados y las faltas de la Iglesia y de sus miembros, entre los cuales sacerdotes, religiosos y religiosas que cedieron al odio y a la violencia traicionando su misión evangélica. El Papa ha expresado también la esperanza de que este humilde reconocimiento de las faltas cometidas en aquella circunstancia, que, por desgracia, han desfigurado el rostro de la Iglesia, contribuyan, también a la luz del  reciente Año Santo de la Misericordia y del Comunicado publicado por el episcopado de Ruanda en ocasión de la clausura del mismo, a "purificar la memoria” y a promover, con esperanza y  confianza renovadas, un futuro de paz, dando testimonio de que es concretamente posible vivir y trabajar juntos cuando se pone en el centro la dignidad de la persona humana y el bien común.

Por último, hubo un intercambio de puntos de vista sobre la situación política y social de la región, con especial atención a algunas áreas afectadas por conflictos o desastres naturales, y se expresó una  preocupación particular  por el gran número de refugiados y de migrantes que necesitan la asistencia y el apoyo de la comunidad internacional y  de los organismos regionales.